Responsabilidad Ambiental (1)

Garantizar la sostenibilidad del sistema de energía eléctrica bajo enfoques de confiabilidad, seguridad y calidad, es de vital importancia para el crecimiento económico, social y ambiental de Colombia; crecimiento que debe ir acompañado de una gestión integral de los recursos naturales que garantice la sostenibilidad de los ecosistemas del país y la calidad de vida de la población.


Por tal razón la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica tiene como principio fundamental apoyar e impulsar los programas, políticas y/o acciones enfocadas a garantizar el desarrollo sostenible del sector de generación de energía colombiano.


Dentro de las líneas de acción que la asociación ha desarrollado para contribuir a estos procesos se encuentran:


• Participación activa en la construcción de Políticas y sus reglamentaciones ambientales.
• Presentación de propuestas para garantizar el cuidado del medio ambiente a la par que la sostenibilidad de la prestación del servicio de energía eléctrica.
• Apoyo de actividades y acciones enfocadas a garantizar la disponibilidad y protección del recurso hídrico.

En la generación de energía eléctrica a través de plantas hidráulicas la mayor parte del agua utilizada es devuelta a las fuentes hídricas en mejores condiciones de calidad, ya que el proceso de generación en sí mismo es un proceso de oxigenación del agua. Gracias al desarrollo de tecnologías mucho más eficientes de generación, que involucran ciclos combinados, las termoeléctricas requieren tan sólo 1/3 del agua, para sus procesos de refrigeración, que la usada en las centrales convencionales. Adicionalmente, el sistema de embalses contribuye con la regulación de crecientes en temporadas invernales, para prevenir inundaciones, proporcionar agua para cultivos y brindar oportunidades de empleo a las regiones a través del turismo y proyectos de piscicultura.

Nuestras empresas agremiadas, conscientes de que la sostenibilidad de las hidroeléctricas depende de la conservación de los ecosistemas, protegen el agua, cuidan y reforestan los bosques para que la cobertura vegetal que rodea las cuencas se preserve en las mejores condiciones y las hidroeléctricas tengan el caudal necesario para garantizar el suministro de energía incluso en épocas de sequía. Como consecuencia el sector se convierte en un gran protector de la biodiversidad y otros recursos, incluyendo especies en amenaza de extinción, y no genera pasivos ambientales con el planeta.

De esta manera el país aprovecha de manera sostenible sus recursos naturales para la generación de electricidad, mientras que para enfrentar la variabilidad climática y la vulnerabilidad de las fuentes hídricas, estudia el potencial de otras energías renovables y alternativas como la eólica, la solar y la geotérmica, para asegurar su abastecimiento futuro y mantenerse como una economía baja en carbono.