Noticias

Colombia No Sufrirá Un Nuevo Apagón

Angela Montoya sostiene que el Sistema si esta preparado para enfrentar el niño.

 

Bogotá, 11 de Febrero de 2016. 

De acuerdo con la presidenta de Acolgen el sistema esta en condiciones de atender las demandas de los usuarios debido a la ventaja que significa el contar con un amplio parque térmico en condiciones operativas para suplir el bajo nivel de los embalses debido a la falta de lluvia y gracias a que el dinero del cargo por confiabilidad estuvo debidamente invertido.

A continuación la serie de preguntas que los reporteros de El País hicieron a la dirigente de la asociación: 

 

¿Cuál es la realidad en materia eléctrica en el Valle y Colombia en momentos en que los embalses tienen niveles críticos por el fenómeno de El Niño?

 

El hecho de que los embalses presenten unos niveles más bajos eso no es sinónimo de apagón. Las empresas generadoras están listas para entregar toda la energía que requiere Colombia, que es un mercado de oferta y demanda. Sabemos qué energía se necesita para atender la demanda del país. Por tema energético no habrá apagón.

 

¿En qué se  basa esa seguridad?

 

Los embalses están hoy en un nivel del 51% que es la sumatoria de todos los que existen en todo el país. Eso significa que hay embalses en Antioquia que están en niveles del 75% y el 73%, que son los más altos, pero existen otros como en el Valle del Cauca como Calima que se encuentra en 18%, mientras Salvajina está en 37,8% y Alto Anchicayá en 38%. Esos niveles son bajos, pero recordemos que las empresas entregan su energía al Sistema Interconectado Nacional, SIN, no importando donde se genera, ya que el servicio cubre la totalidad del país. 

 

¿Pero ese panorama no es muy preocupante y de alto riesgo?

 

Claro que  nos tenemos que preocupar. Esa preocupación radica en que debemos hacer un llamado enérgico y sentido a los colombianos y caleños a que ahorren energía y agua, todo porque estamos ante el fenómeno de El Niño más severo que ha vivido Colombia, y así lo han confirmado todas las agencias que miden los cambios climáticos como el Ideam y la NOA. Es un fenómeno que empezó en septiembre del 2015 y que irá hasta abril. Preocupa que donde tenemos los embalses no está lloviendo, y allí se encuentra el 75% de la generación hidráulica. Ante esta situación las empresas que generan energía a base de agua enfrentan una situación difícil. Deben medir muy bien sus proyecciones y cuidar el agua para poder atender las Obligaciones de Energía en Firme (OEF), lo que también se conoce como Cargo por Confiabilidad. Este año tenemos esa confiabilidad energética para no tener apagón.

 

¿Con base en eso cuál es la capacidad eléctrica instalada hoy y la demanda del mercado, aún en medio de este fuerte fenómeno climático?

 

Es de 15.900 megavatios, mientras el país consume 12.000 megavatios. Es decir, que existe un remanente de 2.500 megavatios en promedio. Pero el plan de expansión, es decir, las centrales hidroeléctricas y térmicas que se están construyendo, han venido entrando al mercado para reforzarlo y lo harán hasta el año 2019. En ese año tendremos 3.900 megavatios más instalados, y que son provenientes de El Quimbo, Sogamoso, Ituango, Termotasajero II (térmica a carbón), Cucuana, La Cascada, Carlos Lleras,  entre otros proyectos. La última central que entrará a funcionar será Ituango de EPM. 

Si no hay riesgo de apagón o racionamiento, ¿por qué se llegó a mencionar que la situación de las térmicas no era la mejor para atender la demanda?

En condiciones normales, cuando no hay Niño, generamos un 75% con centrales hidráulicas y el 25% con térmicas. Con la llegada del fenómeno esa composición cambia al disminuirse la generación hidráulica y aumentar la térmica que son plantas llamadas a respaldar el sistema, ya sea operadas a gas o con líquidos. Hoy estamos en un 50/50 en materia de generación eléctrica con ambas tecnologías, aunque a veces esos niveles suben o bajan debido a la demanda para que el país no se apague o sufra de racionamientos. 

El Consejo Nacional de Operación, CNO, dispuso en noviembre del 2015 que  se iban a necesitar —para pasar el fenómeno de El Niño— 95  gigavatios-hora día de generación térmica a líquidos. En diciembre lo disminuyó a 90 gigavatios y hoy esa necesidad está en 85 gigavatios. Cabe destacar que generar con líquidos (diesel, etc) es más caro que hacerlo con carbón, ya que hay déficit de gas para las térmicas.

¿Qué explican las criticas  contra el Cargo por Confiabilidad, un dinero que pagan los usuarios en sus facturas, pero que al parecer no se ha utilizado bien entre las empresas eléctricas, según dicen algunos gremios como Asoenergía?

El Cargo por Confiabilidad sí sirvió, y si no hubiera sido por el mismo el país estaría apagado hoy. En 1990 cuando hubo el apagón, las plantas térmicas —que eran del Estado—  fueron llamadas a respaldar el sistema, pero como no les habían hecho el mantenimiento adecuado, las mismas no tuvieron energía. Hoy eso no existe. El 100% de las plantas están listas para generar y por eso, insisto, no vamos a sufrir otro apagón.  Los pagos hechos por la demanda (por Cargo por Confiabilidad) para los periodos 2014-2015 y 2015-2016, durante El Niño han sido de $5,5 billones.

Si los usuarios no contaran con este seguro tendrían que pagar cerca de $34 billones por energía durante la temporada de sequía.

Y gracias a este esquema la demanda tiene una cobertura de precio que le permite beneficiarse en $22 billones por el equivalente entre el precio en bolsa y el precio de escasez durante este fenómeno de El Niño.

¿Por qué se dice que la energía en Colombia es cara?

Colombia está en el nivel medio-bajo de la región latinomericana. Pero no somos el país más caro, ni el más barato. Perú genera con gas subsidiado y les vale US$2 a las térmicas. En Colombia eso no existe y en Venezuela regalan la energía.  Brasil tiene una matriz similar a la colombiana. Por eso, insisto, en que sí somos competitivos en la región en generación eléctrica.   

 

Fuente: El País